miércoles, febrero 26, 2014

Colisiones galácticas en los alrededores de Andrómeda

Credits:NASA
Las galaxias son conjuntos de estrellas ligadas por la gravedad. Las hay de distintos tipos: espirales, elípticas e irregulares. Esta sería una primera clasificación de las mismas. Cuando se empezaron a descubrir se las llegó a llamar universo islas, y se las consideraba como los ladrillos del universo. El universo sería un conjunto inmenso de galaxias. Con el descubrimiento de la materia oscura y la energía oscura todo esto ha cambiado, pues son estas dos últimas las que dan cuentan del 95% del universo.

En términos generales las galaxias se alejan unas de otras, es debido a la expansión del universo, pero hay excepciones a esta regla. A veces algunas galaxias colisionan entre sí. Esto es porque se encuentran lo suficientemente cerca como para que su gravedad pueda vencer la expansión del universo, consiguiendo así, que dichas galaxias se acerquen unas a otrsa e incluso que lleguen a colisionar. Cuando dos galaxias colisionan no significa que las estrellas de ambas galaxias choquen unas con otras. Las distancias son tan grandes entre las estrellas que en realidad más que de colisión habría que hablar de un cruce de galaxias. Lo que sucede es que la gravedad hace de las suyas, y en consecuencia, las estrellas de una y otra galaxia cambian sus movimientos haciendo que el resultado de la colisión sea que normalmente las dos galaxias acaben fundiéndose en una sola.

Ese es el futuro que le espera a nuestra Vía Láctea. Esta acabará colisionando con la galaxia de Andrómeda, que es la galaxia más cercana que tenemos (si no tenemos en cuenta a las galaxias satélites conocidas como las nubes de Magallanes).

El diagrama muestra a la galaxia Andrómeda II, 
los puntos azules son las estrellas 
cuyo movimiento es peculiar, 
indicando así la existencia 
de una colisión galáctica 
en el pasado de dicha galaxia.
Credits: Nicola C. Amorisco, N. Ho and M. Geha
Andrómeda es una galaxia espiral que también tiene galaxias satélites, de hecho, tiene todo un enjambre de pequeñas galaxias que orbitan a su alrededor, de momento, la comunidad astronómica ha contado hasta un total de 20 como poco. De entre todas ellas, Andrómeda II ha sido recientemente estudiada por astrónomos del Dark Cosmology Centre perteneciente al Niels Bohr Institute de la Universidad de Copenhague. Lo que han encontrado es que dicha galaxia presenta signos de haber sufrido una colisión en su pasado. El trabajo ha sido publicado en Nature bajo el título The remnant of a merger between two dwarf galaxies in Andromeda II.

Para llegar a esa conclusión han estudiado el movimiento de las estrellas de dicha galaxia. Normalmente las estrellas en una galaxia enana se mueven aleatoriamente, no muestran un patrón definido, pero el equipo de investigadores ha encontrado un conjunto de estrellas situadas en un anillo a las afueras de la galaxia, que muestran un patrón en su movimiento, todas girar alrededor del centro de la galaxia de forma coherente entre ellas. Además, las estrellas de este “anillo” son todas muy antiguas, esto parece indicar que Andrómeda II sufrió una colisión con otra galaxia en el pasado lejano.

Las colisiones entre galaxias enanas es un evento que en el pasado sucedía con cierta normalidad, sobre todo durante el proceso de formación de galaxias, donde muchas de las se formaron por la colisión de galaxias más pequeñas. Hoy en día este tipo de eventos son bastantes más raros.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada