miércoles, enero 15, 2014

El diseño inteligente ¡vaya timo!

Post publicado originalmente en naukas.

En la oscuridad de la noche, cuando las estrellas tachonan el cielo, la mente humana se enfrenta al infinito, a lo insondable, al misterio de los misterios, el universo. Desde el amanecer de los tiempos hemos alzado la mirada y nos hemos hecho preguntas: ¿de dónde ha venido el universo? ¿cómo apareció? ¿acaso el universo es eterno? A falta de un método con el que adquirir el conocimiento de cómo es la naturaleza, los mitos y las religiones llenaron ese espacio, ofreciendo respuestas que en realidad no explicaban los orígenes del universo. Esto es debido a que prohibían o dejaban sin contestar cuestiones como de donde habían salido esos creadores de universos a los que llamamos dioses. Esas respuestas, en realidad, lo que sí conseguían era calmar el desasosiego psicológico que nos produce enfrentarnos a preguntas profundas y para las que es difícil hallar repuestas.

Con el paso del tiempo, la humanidad, gracias a unas cuantas mentes curiosas y escépticas, consiguió desarrollar la ciencia, y, con ella, disponer de una herramienta que, a pesar de no ser perfecta, sí que ha conseguido arrojar luz sobre las preguntas más acuciantes que nos hemos hecho desde los albores de los tiempos. El problema radica en que las respuestas que hemos obtenido han sido difíciles de aceptar por nuestros hinchados egos: no somos creaciones divinas ni ocupamos un lugar privilegiado en el universo. A día de hoy, todavía es fácil ver gente que niega la evolución y otros campos de la ciencia, porque lo que nos dice sobre nosotros son autenticas curas de humildad. Es difícil aceptar que no somos relevantes para el universo y que no somos los hijos de ningún dios.

Dentro de los ataques a la ciencia, está lo que se conoce como diseño inteligente. Este movimiento normalmente se asocia con el creacionismo. Cierto es que esa es su principal vertiente, no obstante, tiene otra en la cual se afirma que ahora la ciencia ofrece pruebas de que el universo ha sido diseñado por Dios. Y esto, disculpe querido lector, es completamente falso y tratar de convencer a la gente de ello es intentar timarla. Esta es la razón por la que me he animado a escribir el libro “El diseño inteligente ¡vaya timo!”.

Para los que no conozcan a la colección ¡vaya timo!, diré que esta es heredera de la tradición ilustrada, su objetivo es una incesante lucha contra las pseudociencias y creencias infundadas. Busca, en consecuencia, encender la luz de la ciencia allí donde hace falta, y recordemos que, como dijo Asimov: encenderla en una parte es encenderla en todas.

Como era de esperar, en “El diseño inteligente ¡vaya timo!” someto a examen la idea de que el universo haya sido diseñado por Dios. Me sumerjo junto al lector en un viaje por los misterios de nuestro universo y las posibles respuestas a los mismos. Saber cómo es, cómo ha sido y cómo será el universo es una de las cuestiones más profundas que nos podemos plantear. Por tanto, debemos buscar las respuestas a dichas preguntas de la forma más seria y rigurosa posible. ¿Está el universo diseñado para que existamos los seres humanos? ¿Fue creado el universo? ¿Hay datos científicos que avalen esas creencias? Preguntas difíciles, pero a las que podemos acercarnos gracias a los avances que ha experimentado la ciencia y haciendo uso del pensamiento crítico podemos conseguir separar el grano de la paja.

En las páginas del libro viajaremos en el tiempo para ver cómo pudo surgir el universo, comprenderemos como se expande y nos adentraremos en su misterioso lado oscuro. Descubriremos los límites de nuestro conocimiento actual y como nuevas y sorprendentes hipótesis apuntan a la posible existencia de otros universos. Estos nos permitirían explicar lo que parece inexplicable, sin la necesidad de recurrir a intervenciones divinas. Pero no solo eso, además, con una buena dosis de escepticismo y pensamiento crítico, desgranaremos los argumentos del diseño inteligente mostrando como la idea de este diseño es, en el mejor de los casos, pseudocientífica y, en el peor, falsa.

El libro está escrito para que cualquiera pueda entenderlo, no hay que tener conocimientos previos de física o de cosmología, la intención es que sea accesible al público en general. Espero de todo corazón que aquellos que decidáis leerlo disfrutéis con su lectura y que al mismo tiempo os haga pensar en lo que ya sabéis y aprender lo que aún no conozcáis.

Podéis conseguir un ejemplar desde este enlace a la editorial. También estará, en breve, disponible en otras tiendas como Amazon, o simplemente acercaros a vuestra librería y pedirlo, en unos días lo tendréis disponible.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada