martes, mayo 14, 2013

El resultado de una colisión galáctica

Hace unos días veíamos como van a colisionar dentro de 4.000 millones de años nuestra Vía Láctea y la galaxia de Andrómeda. Obviamente, este no es el único caso de choque de galaxias. Observando el universo lejano se pueden encontrar muchas galaxias que son el resultado del choque entre galaxias.

El telescopio espacial Hubble ha tomado una imagen del unviverso lejano en la que se puede ver a la brillante 2MASX J05210136-2521450, que es la galaxia que se encuentra en el centro de la imagen. Esta galaxia es el resultado del choque de otras dos galaxias, algo que podemos intuir por su peculiar forma.

Una de las consecuencias de los choques de galaxias es que se desencadenan procesos de formación de nuevas estrellas. Esto es debido a que las nubes de gas y polvo se ven sometidos a tirones gravitatorios cuando sucede dicho choque. Algunas regiones de estas nubes empiezan a colapsar sobre si mismas debido a esas interaciones gravitatorias, iniciandose así, el proceso de formación de una nueva estrella. Este proceso hace que las nubes emitan mucha radiación infrarroja. Dicho de otro modo, detectar que una galaxia tiene una fuerte emisión en el infrarrojo es una buena pista de que se están produciendo nuevas estrellas. Este es el caso de la peculiar 2MASX J05210136-2521450, donde su fuerte emisión en el infrarojo es un claro indicativo de que se están formando nuevas estrellas.
Credit: ESA/Hubble & NASA. Acknowledgement: Luca Limatola

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada