miércoles, mayo 22, 2013

ARP-SAPC critica el valor académico de la asignatura de religión

El proyecto de Ley Orgánica en matería de educación que ha presentado el gobierno tiene no pocos despropositos. Uno de ellos consiste en eliminar prácticamente la filosofía del curriculum, esto ya lo comenté en superfilosofia. Otro de los despropositos es volver a introducir la clase de religión, que no es otra cosa que impartir el catecismo de la religión católica, y además hacer que la nota de dicha asignatura compute como lo hacen las notas de asignaturas como las matemáticas o la historia, un autentico disparate. Desde ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico se ha realizado un comunicado a este respecto.A continuación comparto dicho comunicado con todos vosotros(no dudéis en darle toda la difusión posible):


El proyecto de Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), conocida como Ley Wert, eleva el catequismo a rango académico, hasta el punto de contar sus resultados para calcular las calificaciones medias como si se tratara de una asignatura como Matemáticas o Historia. Que las calificaciones del catequismo se empleen para calcular notas medias tiene una incidencia marcada en los resultados finales de las reválidas previstas y en la concesión de becas, que discriminará al alumnado en función de las creencias particulares en vez de tener únicamente en cuenta sus competencias, conocimientos o destrezas aprendidas.

Los contenidos de la materia de Religión se basan en creencias sobrenaturales transmitidas mediante los criterios de autoridad y tradición, cuyo sustento único es una supuesta inspiración divina imposible de contrastar, analizar o experimentar, y que no cuenta con el refrendo de ninguna institución científica.

ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico hace un llamamiento a las instituciones públicas, y muy especialmente al Parlamento de España, para que modifique este aspecto de la LOMCE, de modo que el adoctrinamiento religioso siga sin tener valor académico. Es más, ARP-SAPC insta a que el estudio de los fenómenos religiosos se realice a través de las asignaturas de Historia, Filosofía, Historia del Arte, etc., y no de una forma catequística como ahora con una asignatura específica y confesional.

Esto, como es sabido, implica la denuncia de los Acuerdos con el Estado Vaticano de 1979 y con otras confesiones religiosas de 1992 en materia de asuntos educativos.

4 comentarios:

  1. Con la ley Wert suspenso seguro. Si convierto el agua en vino... apruebo en religión pero suspendo en quimica.. ;-)))

    ResponderEliminar
  2. ¿para qué invertir en ciencia cuando existen otras opciones más seguras y sobre todo más acordes con su piadosa moral?. Mucho más importante que invertir en diseño de vacunas, tratamientos médicos o antibióticos de nueva generación lo verdaderamente productivo es gastar el cada vez más escaso dinero de nuestros impuestos en enseñar a la infancia que todas las enfermedades se curan rezando a un barbado extraterrestre o a cualquiera de los miles de beatos y santos de la imaginería cristiana. ¿Para qué invertir en desarrollo tecnológico cuando sabemos fehacientemente que la virgen del Rocío es la que verdaderamente genera los puestos de trabajo?.¿Para qué estudiar el cambio climático o diseñar sistemas de riego inteligentes si con sacar al santo en rogativa solucionamos el problema de la sequía? Si es que es ganas de perder el tiempo y el dinero de los contribuyentes en financiar a científicos impíos y ateos que nos alejan del verdadero conocimiento y nos acercan cada vez más al infierno. http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2013/05/para-que-invertir-en-investigacion-si.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien dicho!! No lo podría decir mejor. tus palabras son mis palbras.

      Eliminar
  3. Anónimo8:44 p. m.

    Creo que con la LOMCE se van a hacer realidad estas previsiones que escribí hace unos años: La Cultura Científica es una amenaza para los que se creen investidos de la verdad absoluta. Pero si ésto es así, ¿por qué no negar el conocimiento científico desde el principio de la escolaridad, cuando los niños/as y niñas son más vulnerables? ¿Por qué no impedir también el aprendizaje de la evolución, del big-bang o del funcionamiento del cerebro, a partir de moléculas y electricidad, en las clases de Ciencias Naturales? ¿Por qué no volver a explicar al alumnado, como hace sesenta años, que hay una especie de fantasma en la máquina, el alma, con sus tres potencias: La memoria (plasmada en la Biblia, fuente de la moral), el entendimiento (iluminado por la fe) y la voluntad (de seguir viviendo en la Edad Media)?

    ResponderEliminar