martes, febrero 05, 2013

Pesando agujeros negros

Con los tiempos que corren, quien más quien menos, suele realizar visitas a la báscula para conocer y controlar, en el caso de que fuera necesario, su peso. Para ser exactos deberíamos decir que lo que queremos conocer es nuestra masa, no nuestro peso.

El peso es una fuerza que nos indica la intensidad con la que nos atrae la fuerza gravitatoria, y depende tanto de la masa del objeto como de la gravedad del lugar donde se encuentre dicho cuerpo. La báscula es sensible a esa fuerza, el peso, y a partir de ella calcula cual es la masa del cuerpo que está sobre ella, en realidad, es sencillo, tenemos tres variables, la gravedad, el peso y la masa, dado que la gravedad se conoce y el peso es lo que mide la báscula, sólo queda calcular la otra variable y este cálculo lo realiza la báscula, ya sea mediante medios mecánicos o electrónicos.

Así pues, si queremos conocer la masa de un objeto necesitamos una báscula, ahora bien, ¿qué clase de báscula pueden usar los astrónomos para “pesar agujeros negros”? Lo que se necesita es algo que nos diga de forma directa o indirecta la intensidad del campo gravitatorio del agujero negro, a partir de ahí se puede conocer su masa. Una de las formas de conocer la masa de un objeto es observar cómo orbitan otros cuerpos alrededor suyo. Por ejemplo, conociendo la distancia de un planeta a su estrella y observando cómo es el movimiento de este último se puede llegar a deducir la masa de dicha estrella. En el caso de los agujeros negros se suelen usar las estrellas y nubes de gas cargado eléctricamente que orbitan a su alrededor, pero el método no es del todo exacto.

Credit: NASA/ESA and Timothy A. Davis
Recientemente, un grupo de astrónomos ha desarrollado una nueva técnica más precisa que la anterior. Su trabajo ha aparecido publicado en la prestigiosa revista Nature, bajo el título A black-hole mass measurement from molecular gas kinematics in NGC4526. La técnica consiste en observar en el rango de las microondas el monóxido de carbono que hay en las nubes de gas que rodean el agujero negro. Haciendo uso de esta nueva técnica han conseguido calcular la masa del agujero negro que se encuentra en el centro de la galaxia NGC 4526 y dicha masa ha resultado ser de aproximadamente 450 millones de veces la de nuestro Sol.

Hacer astronomía a veces consiste en encontrar básculas celestes que nos puedan desvelar la masa de los objetos que habitan el Universo. Conociendo la masa podemos saber si el objeto es un planeta, una estrella o si incluso es un agujero negro, es como si a los distintos astros les dijéramos “dime cuanto pesas y te diré que eres”.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada