martes, noviembre 06, 2012

A defense of abortion

El tema del aborto, es decir, saber si abortar es moralmente permisible o no, es un tema de candente actualidad, a la par que ciertamente complejo. Cuando encontré el libro del filósofo David Boonin me pareció una buena oportunidad para profundizar en los argumentos que se esgrimen a favor y en contra del aborto. Cuando digo argumentos me refiero a argumentos más o menos bien construidos y que no se queden en lugares comunes y en tópicos, vamos, argumentos que rara vez vamos escuchar a un tertuliano de esos que inundad nuestros televisores.

El libro de Boonin es una delicia, he disfrutado mucho leyéndolo, no suele ser moneda común leer argumentos bien construidos, expuestos con profundidad y con una gran claridad. El libro está dividido en tres partes, de ellas las dos primeras son las más importantes.

En la primera parte del libro, Boonin analiza los argumentos en contra del aborto que establecen determinados puntos del desarrollo del feto como el punto a partir del cual, el feto, tiene derecho a la vida. Entre ellos, por ejemplo, analiza el criterio de la concepción, el de la viabilidad, etc. Hasta aquí ya suponía que iba a estar más o menos de acuerdo con Boonin, donde pensaba que no iba a estar de acuerdo con él, era en la segunda parte, esta fue la principal razón por la que compré el libro. ¿Por qué no iba a estar de acuerdo con Boonin en la segunda parte del libro? Porque en la segunda parte Boonin parte del supuesto de que todo lo expuesto en la primera parte está equivocado y por lo tanto el feto tiene derecho a la vida desde el mismo momento de la concepción, bien, pues aun en ese caso, Boonin sostiene que el aborto no es moralmente condenable, ¿cómo es posible que si el feto tiene derecho a la vida desde la concepción el aborto no sea condenable moralmente? A este tema Boonin dedica la segunda parte de su libro. En ella analiza la cuestión, para ello se basa en el trabajo de Thomson y lo expande y lo lleva a lugares que Thomson no lo había llevado, los argumentos de Boonin son poderosos y poco a poco te va convenciendo. Boonin realiza un magistral ejercicio de cómo los argumentos se deben exponer con calma, tranquilidad, claridad y profundidad. Pero lo realmente bueno del trabajo de Boonin y que todavía no he mencionado es, que toda su exposición la hace desde el marco de referencia de los críticos del aborto, es decir, el parte de los principios que un crítico del aborto acepta, y ésta es una de las grandezas del libro. Boonin no busca escribir un libro para los que ya están de acuerdo sino que busca como exponer sus argumentos de tal forma que alguien que no este de acuerdo tenga que aceptarlos o encontrar donde fallan. Yo por mi parte no he encontrado dichos fallos, por lo que admito que Boonin me ha convencido allí donde pensaba que no podía estar de acuerdo con él.

Recomiendo el libro encarecidamente, sobre todo si piensas que no estás de acuerdo con él, a buen seguro, que como poco, el libro te va hacer pensar y mucho, y eso siempre es de agradecer.

7 comentarios:

  1. Anónimo3:16 p. m.

    Los argumentos en contra y a favor son todos aceptables y por mi parte me cuesta definirme, acepto las dos posturas, el derecho de la mujer a decidir por su cuerpo y el derecho del individuo por nacer, nada más indefenso. Por otro lado, la idea de cuando comienza la vida es totalmente caprichosa y arbitraria.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1:53 a. m.

    Sencilla seleccion natural ... Sobrevivira el mas acto ... La moral es un articulo de cocina que venden los religiosos para cuestionar el criterio de los pecadores ... Sencillo la eleccion es de la madre si quiere abortar o sencillamente seguir adelante . . .

    ResponderEliminar
  3. Interesante libro, que espero poder leer algun dia. De todas formas creo haber leído en algun sitio de la existéncia de sociedades en las cuales el aborto no era, para nada, reprochable. Doloroso si, para la madre, por la especial relación que mantiene con el feto.
    En el caso de que en susodicha sociedad los recursos fueran escasos o muy escasos, el aborto no solo era permitido (aunque si ocultado), si no que se ayudaba a que se llevara a termino. por desgracia no puedo recordar donde lo lei, y en que sociedad se llevaba a termino, pero me parece coherente.

    Existen especies que en caso de sobrepoblacion reducen el estro. Quiero pensar por tanto que, en situaciones de escasez, el debate seria otro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Maria, tienes alguna referencia a mano sobre lo que comentas de esas otras sociedades, me gustaría leer algo al respecto. Muchas gracias.

      Eliminar
  4. Podria equivocarme pues hablo de memoria. Creo que Marvin Harris en su introduccion a la antropologia, nos habla de ello. Esta publicado por alianza. De todas formas intentaré revisarlo.
    Por otro lado su obra es magnífica. Bueno para comer, por ejemplo, es un libro muy interesante acerca de los tabús alimentarios.

    ResponderEliminar
  5. http://es.scribd.com/doc/82824374/Introduccion-a-La-Antropologia-General-marvin-harris

    Páginas 216 -217

    Adjunto link para que lo pueda ver por internet

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por la referencia

      Eliminar