Social Icons

facebook twitterfacebookgoogle plusyoutube linkedinrss feedinstagramemail

martes, julio 06, 2010

Rumorología

Cass R. Sunstein ha escrito un interesante libro “Rumorología. Cómo se difunden las falsedades, por qué nos las creemos y qué se puede hacer contra ellas”. Podemos dividir el libro en dos partes esenciales, la primera donde Sunstein cuenta como se difunden y cómo nos creemos los rumores, falsedades, etc. y una segunda parte, más breve, donde intenta exponer que hacer para evitar la propagación de rumores falsos.

Personalmente encuentro más interesante la primera parte que la segunda. Esto es debido a que en la segunda, Sunstein realmente no ofrece una respuesta clara. Pone el ejemplo de cómo está la legislación en EEUU a este respecto, algo que a él no le parece suficiente, pero introducir leyes para disuadir de la publicación de falsos rumores puede ser ciertamente peligroso, puede que estemos dotando de mecanismos de censura a la sociedad y cuando queramos darnos cuenta ya sea demasiado tarde. El introducir dichas leyes, choca con la libertad de expresión y no es fácil encontrar una vía que nos permita nadar y guardar la ropa, esto es algo que el propio Sunstein reconoce. Tal vez sea mejor ir a la escuela y procurar los mecanismos para que los alumnos aprendan a como evaluar la información que les llega, que hoy en día y gracias a Internet, es ciertamente abrumadora. A este respecto creo que explicar en clase junto con algún ejercicio práctico lo que Sunstein explica en la primera parte del libro podría contribuir de forma magistral.

En esa primera parte Sunstein recurriendo a estudios científicos muestra lo falibles que somos. Creemos que nuestras opiniones las tomamos y mantenemos por nosotros mismos, pero eso no es cierto, la investigación científica al respecto pone de relieve como nos dejamos influenciar por los demás, como nuestros prejuicios nos nublan el juicio, etc. De esto probablemente no se salva nadie. Ya hablaremos por aquí de alguno de esos estudios, mientras tanto, no nos vendría mal un poco de escepticismo, no sólo sobre la información que nos llega sino que deberíamos analizar críticamente algunas de nuestras propias opiniones, que mal no nos va hacer.

Ismael Pérez Fernández.

1 comentario:

  1. Ismael, tú no sabes lo difícil que es resistirse a los rumores y a la manipulación. Como periodista te lo digo. Mi terror eran las informaciones sobre Oriente Medio, porque lo importante siempre venía al final cuando era de Reuters (agencia norteamericana influenciada por un pool judío) o camuflada en el medio cuando era de France Press (pro-palestina). Y no te digo los titulares de la misma noticia en una y otra agencia. Parecían dos noticias distintas. Era horroroso buscar y encontrar el tèrmino medio, tachando rumores y manipulaciones que cualquiera con menos experiencia o con escaso conocimiento del inglés o el francés se "tragaría" enteritos.

    Además, antes en periodismo había una máxima: una noticia no es noticia hasta que la contrastas al menos dos veces. Y los rumores no son noticia. Así que prohibido publicar un rumor. Y nos llevábamos broncas bíblicas si lo hacíamos descuidadamente. ("¿De dónde has sacado esta noticia?.- Pues me la ha contado un confidente.- ¿La has contrastado?. No, pero me fío de él. .- Pues entonces a la papelera.- Pero podíamos dar la exclusiva antes que nadie.- Pues la daremos después. Y ¿si no se confirma el rumor?.)

    O sea que ya hubiera querido yo que alguien me hubiera dicho cómo evitar y zafarme de esa lacra que es el rumor. Lo malo es que hoy en TV abundan y nadie sabe el daño que pueden hacer a personas e instituciones. Y luego nadie rectifica, que es lo triste. Y ahí queda la calumnia, el comentario, el rumor o el malentendido.

    En fin, creo que me he enrollado demasiado. Un beso y gracias por tu paciencia, Ismael.

    ResponderEliminar